Guías de buenas prácticas sobre medio ambiente

Cambio climático

03. ¿Cómo contribuimos al Cambio Climático?

El cambio climático ha comenzado ya. A lo largo del último siglo, la temperatura media del planeta ha aumentado en 0,6 ºC, y la de Europa, en particular, en casi 1 ºC. A nivel mundial, los cinco años más cálidos desde que se conservan registros (desde alrededor de 1860, momento en que empieza a disponerse de instrumentos capaces de medir las temperaturas con suficiente precisión) han sido, por este orden:

  • 1) 1998
  • 2) 2002
  • 3) 2003
  • 4) 2004
  • 5) 2001

La tendencia al calentamiento se debe a la creciente cantidad de gases de efecto invernadero emitida por las actividades humanas. Los climatólogos prevén que esta tendencia se acelere, aumentando la temperatura media del planeta entre 1,4 ºC y 5,8 ºC de aquí a 2100, y las temperaturas en Europa entre 2 ºC y 6,3 ºC. Puede parecer que son aumentos de temperatura muy pequeños, pero baste recordar que durante la última Edad de Hielo, que finalizó hace 11.500 años, la temperatura media del planeta era inferior a la actual en solamente 5 ºC

Pero ¿cómo contribuimos cada uno de nosotros al calentamiento?

Contribuimos con nuestras actividades diarias y rutinarias (sobre todo “emitimos” CO2), aunque no nos demos cuenta. Por tanto, todos somos responsables del Cambio Climático, no sólo las grandes empresas, y todo podemos contribuir a ralentizar sus efectos.

Las actividades que contribuyen al aumento del CO2 y por tanto del Cambio Climático son:

Biodiversidad

  • Consumo eléctrico, ya que la mayor parte de la electricidad que consumimos se genera por medio de la quema de combustibles fósiles. Las energías renovables, serían la alternativa a este problema.
  • Transporte (vehículos a motor): los coches emiten el 20% del total del CO2, por lo que es una de las fuentes más importantes del gas invernadero. Los coches híbridos serían una buena solución al actual modelo de transporte.
  • Calefacción: las calefacciones de combustibles fósiles (carbón, gasóleo, gas natural) emiten CO2 durante la combustión. El correcto asilamiento de las casas es el factor clave para el ahorro de energía.
  • Aire acondicionado: debido al elevado consumo de energía eléctrica de estos aparatos, las emisiones de CO2 son elevadas. Es por ello que, en verano, lo mejor es no hacer un uso abusivo de estos electrodomésticos.
  • Consumo diario: el creciente consumo de materiales desechables generan una enorme cantidad de residuos que son, en gran proporción, incinerados, con la consecuente emisión de gases. El aumento de distancias entre el lugar de residencia, venta y producción, aumenta el uso de transporte y por tanto de emisiones… El consumo responsable es, por tanto, una baza primordial para frenar el Cambio Climático.

Anterior: ¿Qué gases son los “invernadero”?

Siguiente: ¿Cómo nos afecta el cambio climático?

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies